VERSIÓN DE SOLEDADES

SOLEDADES

 

María Teresa Vázquez Botero

Historia de la Creación en las Artes

Prof. Andrea Vergara Gamarra

 

Era la estación más florida del año, aquella en que los niños salían libremente a jugar en el parque, con el sol, alumbrando los árboles frutales y un concierto de pájaros animando su solaz.

Mas para Cristóbal, todo era diferente, su corazón quebrado deformaba su rostros de dios Apolo. Confusa y revuelta su alma, se encontraba ensombrecida por una pasión desecha.

Era tal su aflicción que no se dio cuenta de que ésta se había transformado en una brava tormenta, haciéndolo naufragar.

Pero conmovida la tierra por su anegamiento lo lanzó hacia un trozo de madera, que tenía un no sé qué de flancos de mujer el cual la naturaleza había empujado hacia el vasto océano y que Anemoi había soplado en su dirección para que lo tomara con sus manos crispadas y su espíritu nublado, pero a pesar de todo, con la percepción de que salvarse era su destino, que había sido vomitado, para alcanzar la costa.

El mar empezaba a verdecer entre los promontorios de sombras; las olas claras se rompían entre gritos e insultos mientras Cristóbal a la deriva divisó una peña; aquel misterio, aquel pedazo de tierra, aquella cima, contorneada por las sombras del ocaso, era su destino, su única salvación de un mar embravecido.

Los minutos pasaban lentamente, pareciera como si el tiempo caminase sosegado enfrentándose a un piélago airado; pero su espíritu no daba tregua, no se condolía, como si nunca fuera a encontrar aliento y estuviera destinado

a padecer perpetuamente .

Y fueron clamores de furia, y se sentía dueño de aquel madero capaz de llevarlo hasta risco que había divisado y el mundo de las ideas se iba despoblando, cuando en un instante fugaz de conciencia se aferró a él y empezó a encumbrarse con la mente enajenada y todos sus sentidos abandonados. Avanzaba paso a paso, perdiendo sudores y sin saber cómo llegó a la cumbre donde sólo las águilas de los Andes posan sus nidos.

En el ápice avizoró un destello proveniente de una cabreriza; tomó conciencia de su cuerpo yerto, despojándose de sus atavíos los cuales extendió sobre la desnuda roca, para permitir que el encanto de una aurora temprana, enjuague el zumo del océano.

 

 

 

 

 

 

 

 

Views All Time
Views All Time
71
Views Today
Views Today
1

Share This:

2 comments on “VERSIÓN DE SOLEDADESAdd yours →

  1. Interesante propuesta. Para tomar bien el hilo, me tocó leerla tres veces. Tiene unas frases muy bellas que me encantaron: ” las olas claras se rompían entre gritos e insultos”, “el tiempo caminase sosegado”, “el mundo de las ideas se iba despoblando”. Bravo.

Deja un comentario