EL MISTERIO…

EL MISTERIODE LOS BUÑUELOS FANTASMA

 

Por: María Teresa Vázquez

 

Cuanto más de avanzada es un autor, menos puede permitirse caer bajo este calificativo. Pero ¿a qué viene este comentario? Mi frase tan solo es un elemento para distraerlos y tiene poco que ver con lo que quiero contarles, aunque podría ser que a la larga todo los que les cuente acerca de la visita a nuestro amigo Ariel termine por desembocar en esa frase precisamente.

Empezaron por hacerme una propuesta irresistible, una mañana cualquiera de diciembre llamó a mi celular Amado, para informarme que nuestro amigo Ariel quería vernos antes de navidad. Fue larga muy larga la coordinación y a partir de ese momento (o de las altas horas nocturnas en que se dio por terminada la estrategia), soñaba con esta fecha.

La noche anterior a la misma, desvelada por tal acontecimiento, mandé un mensaje pidiendo que nos juntáramos para llegar porque soy muy despistada; y por qué no confesarlo, para alargar el tiempo.

 

Tres de la tarde: estación Banderas, parecíamos chiquillas en nuestra primera fiesta con chicos, nos encontramos las tres y fue rápido el camino hasta el apartamento de Ariel.  Ya habían llegado María Angela e hija; se respiraban buenas vibras en su nuevo apartamento y su señora nos había dejado a mano deliciosos manjares navideños; buñuelos, natilla, café, vino, etc.

!Qué delicia de reunión! Al rato, llego nuestro profesor y me atrevo a apropiarme porque hemos sido sus mejores alumnos, ya casi Ariel será premio de novela y va en vertiginosa carrera al Nobel. Sin contar los muchos que hemos publicado.

Luego de varias copas de vino, muchas lecturas y algo de conversación y de compartir locuras de fantasmas, física cuántica, religión y sexo; me fui a organizar la cocina con ayuda de las demás, mientras Ari y el profe, se ponían al día.

Lavamos todo, empacamos la natilla que no nos habíamos comido, cerramos las bolsas de papas y en la misma bolsa que habíamos sacado los buñuelos, yo misma, bajo la cautelosa mirada de Amado, con estas manos que se deslizan sobre las teclas, empaqué muchos buñuelos que habían sobrado.

Luego vinieron las fotos, que sin anteojos, que con anteojos, que sonrientes que cerré los ojos, que yo no salí…

Y volvimos a empezar con el vino y la natilla y la interminable conversación de literatos.

La tarde caía y la noche se rasgo de repente con la última luna sonriente del año, que se poso descaradamente frente a la ventana anunciándonos que era hora de terminar con la velada.

Volvimos a las últimas fotos y Ari nos rogó que nos lleváramos lo que había sobrado porque en su casa nadie iba a comérselo.

Dos rápidas manos se apropiaron de la natilla, yo me apuré con el vino; y los buñuelos…¿dónde están los buñuelos?…Abrimos todos los estantes, debajo del sofá, arriba de las lámparas, dentro de la lavadora, ¡No claro que nó! Puede que esté en el refrigerador, o quizás en el congelador, levanten los cojines, abran sus carteras, ¿en el baño?, ¿en la ropa sucia…?

Jamás aparecieron los buñuelos.

Hay algo muy curioso, en las fotos, aparecen como esferas navideñas regados por toda la casa…

Views All Time
Views All Time
58
Views Today
Views Today
1

Share This:

1 comment on “EL MISTERIO…Add yours →

Deja un comentario