EL MISTERIO…

EL MISTERIODE LOS BUÑUELOS FANTASMA   Por: María Teresa Vázquez   Cuanto más de avanzada es un autor, menos puede permitirse caer bajo este calificativo. Pero ¿a qué viene este comentario? Mi frase tan solo es un elemento para distraerlos y tiene poco que ver con lo que quiero contarles, aunque podría ser que a la larga todo los que les cuente acerca de la visita a nuestro amigo Ariel termine por desembocar en esa frase precisamente. Empezaron por hacerme una propuesta irresistible, una mañana cualquiera de diciembre llamó a mi celular Amado, para informarme que nuestro amigo Ariel quería vernos antes de navidad. Fue larga muy larga la coordinación y a partir de ese momento (o de las altas horas nocturnas en que se dio por terminada la estrategia), soñaba con esta fecha. La noche anterior a la misma, desvelada por tal acontecimiento, mandé un mensaje pidiendo que nos juntáramos para llegar porque soy muy despistada; y por qué no confesarlo, para alargar el tiempo.   Tres de la tarde: estación Banderas, parecíamos chiquillas en nuestra primera fiesta con chicos, nos encontramos las tres y fue rápido el camino hasta el apartamento de Ariel.  Ya habían llegado María Angela e hija; se respiraban buenas vibras en su nuevo apartamento y su señora nos había dejado a mano deliciosos manjares navideños; buñuelos, natilla, café, vino, etc. !Qué delicia de reunión! Al rato, llego nuestro profesor y me atrevo a apropiarme porque hemos sido sus mejores alumnos, ya casi Ariel será premio de novela y va en vertiginosa carrera al Nobel. Sin contar los muchos que hemos publicado. Luego de varias copas de vino, muchas lecturas y algo de conversación y de compartir locuras de fantasmas, física cuántica, religión y sexo; me fui a organizar la cocina con ayuda de las demás, mientras Ari y el profe, se ponían al día. Lavamos todo, empacamos la natilla que no nos habíamos comido, cerramos las bolsas de papas y en la misma bolsa que habíamos sacado los buñuelos, yo misma, bajo la cautelosa mirada de Amado, con estas manos que se deslizan sobre las teclas, empaqué muchos buñuelos que habían sobrado.…

VERSIÓN DE SOLEDADES

SOLEDADES   María Teresa Vázquez Botero Historia de la Creación en las Artes Prof. Andrea Vergara Gamarra   Era la estación más florida del año, aquella en que los niños salían libremente a jugar en el parque, con el sol, alumbrando los árboles frutales y un concierto de pájaros animando su solaz. Mas para Cristóbal, todo era diferente, su corazón quebrado deformaba su rostros de dios Apolo. Confusa y revuelta su alma, se encontraba ensombrecida por una pasión desecha. Era tal su aflicción que no se dio cuenta de que ésta se había transformado en una brava tormenta, haciéndolo naufragar. Pero conmovida la tierra por su anegamiento lo lanzó hacia un trozo de madera, que tenía un no sé qué de flancos de mujer el cual la naturaleza había empujado hacia el vasto océano y que Anemoi había soplado en su dirección para que lo tomara con sus manos crispadas y su espíritu nublado, pero a pesar de todo, con la percepción de que salvarse era su destino, que había sido vomitado, para alcanzar la costa. El mar empezaba a verdecer entre los promontorios de sombras; las olas claras se rompían entre gritos e insultos mientras Cristóbal a la deriva divisó una peña; aquel misterio, aquel pedazo de tierra, aquella cima, contorneada por las sombras del ocaso, era su destino, su única salvación de un mar embravecido. Los minutos pasaban lentamente, pareciera como si el tiempo caminase sosegado enfrentándose a un piélago airado; pero su espíritu no daba tregua, no se condolía, como si nunca fuera a encontrar aliento y estuviera destinado…